De 4 balazos le quitaron la vida a un salvadoreño en Virginia, deja a su pequeño hijo y esposa embarazada

EXCLUSIVA | Otra historia con seguimiento presentada primero por Noticias DMV y que luego la verás en televisión.

FALLS CHURCH, VA – En busca de salir adelante y ayudar a su familia, un día Geovanny Alexander Mejía, emprendió camino en busca del tan anhelado sueño americano, y fue así como en el 2009 llego a los Estados Unidos, procedente de El Salvador, específicamente del municipio de Comacaran en el oriental departamento de San Miguel, lo hizo con el más profundo dolor pues dejaba atrás el calor de un hogar para huir no solo de la pobreza sino también de de la delincuencia que azota a su natal país.

Allá en su tierra Geovanny Alexander era un vendedor mayorista de productos de consumo, mientras que en este país decidió trabajar en la construcción pero gracias a su porte robusto, también logro colocarse en una compañía de seguridad en donde laboro por tres años, hasta que la noche del jueves a sus 32 años fue asesinado a sangre fría frente a la fachada de la popular discoteca ‘Diva Lounge’ localizada en la ciudad de Fairfax, Virginia. Según las fuentes cercanas en el lugar se realizaba una fiesta privada.

“Nadie nos ha dicho en si lo que paso, y queremos saber, porque él no tenia enemigos, unos dicen que fue porque no le permitió la entrada a un hombre que tenía navaja y que luego regreso con una pistola solo a dispararle cuatro veces en la cabeza, pero no sabemos si eso sea verdad”. Relata a Noticias DMV Fredy Hernández quién nombra a su amigo más que eso, ya que asegura la vida los hizo hermanos al criarse y emigrar juntos. “No crea esto es muy duro, uno jamás espera este golpe”. Añade.

De acuerdo Esmeralda Sanchez, prima de Geovanny Alexander, su muerte fue extremadamente violenta e injusta. “Nos quitaron a nuestro primo/hermano quien deja un hijo y estaba esperando ansiosamente a su hija que está por nacer”.

Geovanny Alexander Mejía| 30 años

Desde el 2009 hasta el 2018 radicó en el estado de Virginia, pero al ser intervenido en un control policial de rutina y el no tener una licencia para conducir a Geovanny Alexander le costo la deportación inmediata hacía El Salvador, lugar donde permaneció por muy pocos meses, ya que decidió emprender camino nuevamente porque tenía una razón para hacerlo; El pequeño Junior y su esposa Veronica Mejia, eran el motor que le empujo a atravesar la frontera nuevamente, logrando llegar de nuevo a la nación estadounidense en el 2019, es ese entonces que cambia de domicilio hacia el estado de Maryland, haciéndole a su pequeña familia la promesa de no volver a dejarlos solos, pero la muerte no permitió que esta se cumpliera.

“Da mucha tristeza, la esposa queda sola, con el niño y esta embarazada, tiene seis meses, estaban felices porque es una niña y tendrían la parejita, pero ya ve cómo son las cosas, no podrá cargar a su muñeca”. Agrega Hernández en un sollozo y hondo suspiro, quien luego de un breve silencio también añadió : “Verónica esta destrozada”.

Geovanny Alexander Mejía| 30 años

“No se imagina como están sus papás con la noticia, inconsolables, quieren que se los mandemos, quieren verlo y despedirse y saber que van a tener un puesto donde ir a dejarle las flores, es por eso que hasta esta hora estamos viendo como hacemos porque queremos cumplir también a mi hermano el deseo de volver a la casa”. Comenta Fredy en la entrevista hecha por nuestro equipó de prensa entrada la noche del viernes, pues familiares y amigos con desesperación buscan encontrar ayuda en corazones samaritanos que puedan extender la mano para brindar ayuda, para ello una cuenta GoFudMe ha sido abierta, el dinero recaudado será para gastos funerarios y repatriación. Alex Mejia’s Funeral Costs

Respecto al hecho, hasta el momento es poco ó nada lo que se sabe sobre el paradero del presunto homicida, de quién según la policía, se dice es de apariencia hispana y de aproximadamente unos 30 años, pero serán las indagaciones pertinentes que respondan a las preguntas que siguen sin tener una respuesta pues la doliente familia exige justicia y saber ¿que fue lo que sucedió esa noche y quién es el responsable?. Lo que sí es seguro es que una familia se encuentra sumergida en una pesadilla que jamás imaginaron vivir, pues hoy unos padres, unos hermanos, una esposa y un hijo resienten y lloran la partida repentina del joven hombre que aún tenía sueños por cumplir.