Esta familia guatemalteca de Virginia se pone creativa para enfrentar el desafió de las clases en línea

FALLS CHURCH, VA – Vinicio Cabrera es un inmigrante guatemalteco radicado en Virginia, dedicado a sus tres grandes pasiones, servir a su comunidad, el trabajo y su bella familia, junto a su esposa Julia han procreado tres bellos “patojos”,como él les llama, se trata de Kevin de 12, Victoria de 9 y José de 6 años respectivamente y en medio de la pandemia como muchas familias han tenido que reinventarse para poder salir adelante.

Vinicio comenta a Noticias DMV, que una de sus preocupaciones es la nueva normalidad que sus hijos tienen que enfrentar al ser parte ahora de un sistema educativo en línea, lo que ha hecho más difícil el aprendizaje para muchos estudiantes, ya que los niños se distraen, se sienten cansados al estar tantas horas frente a una computadora y la comodidad para que puedan permanecer atentos, son solo algunos de los grandes desafíos que los padres tienen que enfrentar ahora.

__________

POR TAL RAZÓN VINICIO Y SUS TRES HIJOS SE PUSIERON CREATIVOS, Y JUNTOS EMPRENDIERON UN RETO FAMILIAR QUE LES HA CAMBIADO LA VIDA.
__________

Además de motivarlos como estudiantes ante la llega de su próximo ciclo escolar, el cual iniciaran este martes 8 de septiembre, los Cabrera están más unidos que nunca antes. “Como no hay espacio suficiente para que mis tres hijos puedan estudiar y que no se distraigan, pensamos en fabricar nosotros mismo unos escritorios, ya que no queríamos comprarlos”, cuenta muy emocionado Vinicio, “… ellos fueron los encargados de diseñarlos y me dibujaron como los iban a querer” añade el orgulloso padre.

Comenta Vinicio que tras recibir los diseños de sus hijos, salió en busca de los materiales a una tienda Home Depot. «La verdad que invertí unos $150 en la madera y la pintura ya le tenía, debido a que recientemente pinte algunas partes de la casa y me sobró pintura”. Sonríe y recuerda diciendo “por casi dos semana trabajando un par de horas luego que llegaba de mis labores como obrero pintor, me dedicaba a trabajar con mis hijos y muy emocionados cada día veíamos el fruto de la creatividad y el esfuerzo” 

Producto de esas maravillosas horas de trabajo y esfuerzo familiar, Kevin decidió por los colores azul y verde para su escritorio, mientras que Victoria pidió los colores de su recamara, rosado y verde, comenta Vinicio. “Y en estos días vamos a terminar el de José quien lo ha pedido azul. Los escritorios han quedado bonitos, a la medida de ellos y lo que más me emociona es que su creatividad fue puesta aprueba”.

 Mientras tanto Julia se incorpora a la entrevista y llena de felicidad sonríe y dice con profunda satisfacción: “Fue tan bonito verlos trabajar juntos, ver a Vini trabajando con los niños con tanta paciencia y amor me enorgullece”  

Vinicio es originario de Concepción Chiquirichapa, Guatemala y llegó a los Estados Unidos en 1999, para entonces había dejado al amor de su vida esperando por la promesa que ‘la mandaría a traer’, como bien él dice, y fue precisamente en el 2005 que volvieron a reencontrase y fruto de ese amor tienen ahora tres retoños muy entusiastas y creativos.