Familia de Maryland repatrió a un ser querido a El Salvador, pero la funeraria les envió “el cuerpo equivocado”

EXCLUSIVA | Una historia más que leerás primero en Noticias DMV y que luego la verás en televisión.

MARYLAND – “Nosotros volamos con el cuerpo de un hombre desconocido a El Salvador”, fueron las palabras de Consuelo España, hechas a Noticias DMV, pues ella recuerda como una pesadilla el momento que recibió por equivocación el cadáver de un desconocido, la mañana del 2 de marzo del 2018 en el Aeropuerto Oscar Arnulfo Romero en el país Centroaméricano.

Junto a su esposo Manuel Turcios, Consuelo vivió los momentos más traumáticos de su vida, aquel día en el que se disponían a llevar el cuerpo sin vida de la señora Herminia Hernández de 86 años, madre de Turcios y quien debido a una complicación cardiorrespiratoria había fallecido en Holy Cross Hospital en Silver Spring, MD.

Fue entonces que sus familiares quisieron cumplir la promesa de hacer descansar los restos mortales en su país de origen y llevarla hasta la Frontera El Amatillo, La Unión, tierra natal de la señora Herminia. Pero los esposos Turcios España jamás imaginaron que el dolor ante la irreparable perdida se convertiría hasta lo que hoy llaman su peor pesadilla.

“Mi suegra murió el 18 de febrero del 2018, contratamos una funeraria de Washington, DC, pero nunca pensamos lo que nos harían pasar, la velamos unos días antes de repatriar el cuerpo, y fue el 2 de marzo que nos fuimos a El Salvador para despedir a mi suegra con la familia, cuando nos llevaron al cuarto de aduana en el aeropuerto, ellos descubrieron la caja de cartón y luego el ataúd para el reconocimiento y fue ahí que nos dimos cuenta que la funeraria no había enviado el cuerpo de ella sino de un hombre, ese momento fue horrible”, describe en medio de una quebrada y nerviosa voz, Consuelo quien sostiene hasta estas fechas no logra asimilar aquel momento.

“Cuando eso paso inmediatamente llamamos a la familia en Estados Unidos para contactar a la funeraria y solo nos dijeron que al día siguiente iba a estar el cuerpo de mi suegra y que mandáramos de nuevo el que había volado con nosotros, ni siquiera nos pidieron disculpas, la caja traía hasta los documentos de mi suegra pero no era ella”, continua relatando Consuelo.

__________

FINALMENTE EL 3 DE MARZO DE 2018, LA FAMILIA DOLIENTE RECIBE LOS RESTOS DE HERMINIA
__________

Sin mucho por hacer debido al estado en que se encontraba, Consuelo comenta que procedieron a darle cristiana sepultura a su suegra en un cementerio del municipio de Santa Rosa de Lima, siempre en el departamento de la Unión.

“Venia mal el cuerpo, nosotros teníamos listo todo para velarla pero al final no se hizo nada, solo el gasto quedo, así como todo lo que se gasto antes por los errores de la funeraria y ellos no asumen nada” afirma indignada Consuelo.

La salvadoreña sostiene que en el camino se han enterado de más casos similares en donde supuestamente la misma funeraria se ha visto involucrada. “Hemos sabido que han dado cuerpos equivocados, cenizas a quien no pidió que lo cremaran, cadáveres mordidos por las ratas y eso no debe de ser así, el dueño de esa funeraria es un sinvergüenza porque lo buscamos para hablar sobre lo que paso y nunca nos dio la cara”, afirma Consuleo, quien con lágrimas dice el daño psicológico a los familiares que presenciaron los hechos aun están latente.

“Psicológicamente nos afecto mucho a mi esposo y a mí, yo no puedo dormir tranquila porque sueño ese momento y Manuel al recordar se pone mal”.

Al respecto y para conocer más sobre el caso, nuestro equipo de prensa contacto a la funeraria señalada como la supuesta responsable de las negligencias cometidas, la llamada fue atendida pero al explicar los motivos manifestaron desconocer sobre el caso.

Más allá de los gastos y contratiempos generados, la familia pide justicia para que otras personas no vivan el calvario que ellos han vivido en carne propia y hacen el llamado a otros que puedan considerarse afectados a unir esfuerzos para hacer una denuncia colectiva, mientras la funeraria en cuestión continua sus funciones como si nada hubiera pasado.