web analytics

Salvadoreños llegan a Irapuato, a 2,575 kilómetros de frontera con EE.UU.

Autoridades locales mexicanas ayudaron el domingo a miles de migrantes centroamericanos a conseguir transporte para la siguiente etapa de su viaje hacia la frontera con Estados Unidos. En una estación de peaje al oeste de Querétaro, un estado localizado en el centro del país donde el grupo pasó la noche del sábado, la policía ayudó a conseguir camiones que transportaran a los migrantes y les impidieron tratar de detener ellos mismos los vehículos.

El gobierno de Querétaro dijo vía Twitter que 6,531 migrantes atravesaron el estado entre el viernes y el sábado. Dijo que 5,771 de ellos partirían el domingo por la mañana después de pasar la noche en tres refugios, el más grande de los cuales era un estadio de fútbol.

Las cifras eran mayores que las calculadas por las autoridades cuando el grupo pasó varios días en Ciudad de México, lo que podría deberse a que otros migrantes se sumaron a la caravana principal.

Los migrantes partieron antes del amanecer hacia Irapuato, unos 113 kilómetros al oeste, después de entrar al estado de Guanajuato, donde también recibieron ayuda de las autoridades.

Apoyan transporte de migrantes

Una escena similar se produjo el día anterior cuando la caravana partió de Ciudad de México. Trenes especiales del subterráneo los transportaron por la capital antes del amanecer, mientras que en una estación de peaje al norte de la capital formaron filas ordenadas para subir a los grandes camiones dispuestos a llevarlos los 200 kilómetros hasta Querétaro.

Emilson Manuel Figueroa consiguió un lugar en un camión cargado de migrantes. “Yo creo que en mi país voy a envejecer y nunca voy a tener algo digno de vivir”, dijo el chofer de taxi hondureño, de 23 años. Aparentemente esperan llegar a Tijuana para cruzar la frontera a San Diego, a 2,575 kilómetros de distancia de su ubicación actual.

LEER TAMBIÉN  Trump restringe el derecho al asilo y presiona a México para acoger a inmigrantes

Este, sin embargo, no es el punto más próximo para acceder a los Estados Unidos. La forma más fácil de hacerlo sería cruzar por el estado de Nuevo León y llegar a la ciudad tejana de McAllen. Sin embargo, esta ruta representa mayores riegos, pues supone cruzar tierras controladas por carteles del narcotráfico.

Por ello, los migrantes han buscado una ruta más larga, en la que intentarán cruzar las ciudades de Guadalajara, Culiacán y Hermosillo en el occidente mexicano.

Vía | EDH