“TPSianos” viajan en busca de la solidaridad de electores

TPSianos viajan en busca de la solidaridad de electores

Claudia Laínez viaja en un autobús llamado “Libertad” por entre más de 50 ciudades en 32 estados del país en busca de la solidaridad de electores.

Tiene una hija estadounidense de 20 años en San Francisco, y si la administración del presidente Donald Trump consigue terminar efectivamente con el programa de Protección Temporal ante Deportaciones (TPS), Claudia tendría que salir del país antes de noviembre del próximo año.

“Siento una gran decepción”, dijo Claudia en charla telefónica con La Opinión, mientras el autobús, que es un mural rodante, llegaba al estado de Oregon.

“Me siento muy defraudada, después de que he dado y he hecho tanto por mi comunidad, he aportado a la economía, he pagado impuestos por 26 años”, explicó la inmigrante salvadoreña.

Claudia huyó, entre riesgos, de conflictos armados en El Salvador, se estableció en San Francisco y en el 2001 se acogió al TPS.

La administración Trump intentaba desde hace cerca de tres años acabar con ese programa y dejar sin protección para deportación a más de 300,000 inmigrantes. Hace una semana una corte de apelaciones le dio luz verde al presidente.

De acuerdo con las familias y migrantes que viajan en “Libertad”, en un recorrido llamado “Camino a la Justicia”, concluir el TPS pone en riesgo de deportación y separación a unas 400,000 familias en Estados Unidos; impactará a por lo menos un cuarto de millón de niños estadounidenses de esas familias.

“Siento que después de tanto esfuerzo, de una vida con buen comportamiento, de trabajo, de cumplir con las leyes, me parece que nos están desechando y no nos están dando ninguna oportunidad”, dijo Claudia.

Su hija, Stephanie, “siempre ha tenido temor de que ya no vaya a haber una extensión del TPS, desde hace tres años, que el presidente Trump ordenó la cancelación”.

Dijo que Stephanie ha vivido “con bastante miedo y estrés, porque no sabemos qué va a pasar y al mismo tiempo está esta situación de la pandemia”.

Después de la decisión de la corte hace una semana, Claudia dejó de trabajar y se sumó de lleno a la Alianza Nacional TPS, para viajar por el país en una labor de convencimiento a los electores, quienes pueden ayudar a los llamados “TPSianos”, o beneficiarios del TPS, en los comicios.

Joe Biden, el candidato demócrata a la presidencia, anularía la decisión de la corte si gana la elección en noviembre.

La plataforma electoral del demócrata dice que de ganar, no solo conservaría el TPS, sino que lo ampliaría a los venezolanos.

“Una Administración de Biden revisará inmediatamente todas las decisiones del TPS tomadas por la administración de Trump y anulará todas aquellas que no consideren adecuadas. Además, Biden extenderá el TPS a los venezolanos que buscan asilo en Estados Unidos, de acuerdo con su página.

Si como la corte de apelaciones le otorgó al presidente, el programa termina, afecta a los inmigrantes protegidos por el programa originarios de El Salvador, Haití, Nicaragua, Nepal, Siria, Sudán, Sudán del Sur, Somalia, Guinea, Sierra Leona y Yemen.

De ellos, los salvadoreños son la mayoría. Quedarían pendientes los hondureños con TPS porque ha peleado su caso en una demanda aparte, pero el precedente del fallo de la corte la semana pasada sería devastador para su caso.

Claudia dijo que el impacto de terminar el TPS es para toda la comunidad inmigrante en Estados Unidos.

Esto se refleja en el contingente que viaja en el autobús “Libertad”. Van salvadoreños, entre ellos una madre con su hija de 10 años, algunos hondureños y más de una docena de jóvenes estadunidenses hijos de padres con TPS que, por trabajar, no pudieron viajar el recorrido.

En uno de sus costados, el autobús tiene la leyenda en inglés “En el camino a la justicia; la residencia (legal permanente) ahora”; al otro lado dice en español “En camino a la justicia, vamos con todo”.

Refleja lo que Claudia dice que es justo ahora, “que en vez de desecharnos, nos den la residencia legal permanente, ya demostramos que sabemos cumplir”.

La Alianza Nacional informó que durante el recorrido, la gente se puede solidarizar si aporta barritas energéticas y de cereales, agua, alimentos y mascarillas tipo N95 para los viajeros.

Enfatizó que en el fin de semana necesitarían comida preparada para al menos 22 personas.

Vía | La Opinión