José-Luis-García-

José Luis García estaba tomando un café en el jardín de su casa cuando le sorprendió el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE). Se lo llevaron esposado de su domicilio en Arleta, Los Ángeles (California). García, de 62 años y origen mexicano, tiene residencia legal en Estados Unidos desde hace 30 años. Según cuenta la familia, los agentes alegaron que la detención se debe a un caso de violencia doméstica del 2001. Ahora se enfrenta a la deportación por antecedentes penales.

La hija del detenido, Natalie, no podía creer lo que estaba sucediendo. Pensaban que este caso estaba cerrado. Cuando llegaron los agentes del ICE no entendía nada. “Les pedí una orden judicial, pero no tenían orden. Dijeron que no era una orden criminal, sino administrativa y que tenían que llevarlo”, ha dicho en una entrevista a ABC.

LEER TAMBIÉN |  Responsable de fatal accidente en Virginia es indocumentado y podría ser deportado a Guatemala

Natalie apunta que su padre ya cumplió su condena por este delito derivado de una disputa de violencia doméstica con su madre que ocurrió hace 18 años. La hija aseguró a Daily News que ya cumplió la condena, que consistía en clases para aprender a manejar la ira e informar sobre su libertad condicional.

Según un comunicado del ICE, “Las bases de datos revelan que García tiene condenas penales pasadas que lo hacen susceptible de ser expulsado de los Estados Unidos”, apunta. “García se encuentra actualmente bajo custodia de ICE en espera de un proceso de expulsión, donde un juez de inmigración determinará si puede o no permanecer en Estados Unidos “.

LEER TAMBIÉN |  Consecuencias de no renovar el TPS. Hoy vence el plazo para los salvadoreños

Mucho antes de ese incidente, se le otorgó el estatus legal durante la administración Reagan, bajo la Ley de Reforma y Control de la Inmigración de 1986. El detenido llegó a los EE. UU. Cuando tenía 13 años, hace casi 50 años.

“Es un contribuyente. Es propietario de una casa. Ha trabajado en el mismo sitio más de 35 años”, y  recientemente comenzó a conducir para Uber, para ganar dinero extra, su hija.

Ahora su familia pide apoyo a través de una petición en las redes sociales. Instan a la gente a llamar a ICE para exigir la liberación de García.