Ella necesita un trasplante de hígado. Su marido salvadoreño quiere ser donante, pero enfrenta una deportación

ICE

La Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC, en inglés) ha empezado a buscar firmas este miércoles para evitar la deportación de Mario Carlos Amaya Ortega, un inmigrante salvadoreño que, según indican, puede participar en el trasplante de hígado que necesita su pareja. Él se enfrenta a la deportación.

Ella es Verónica Delgado, de 60 años y ciudadana estadounidense. Según apunta esta organización “Verónica está luchando por su vida” y “Carlos se ha ofrecido a donar parte de su hígado” para contribuir en el estado de salud de su pareja.

“Es una situación muy emocional. Estamos trabajando muy de cerca con Verónica. No estamos recaudando fondos, sino firmas, para exigirle al ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos) que deje a Mario en libertad para que él cuide a su esposa”, ha dicho a Efe Cristian Solano-Córdova, portavoz de CIRC.

LEER TAMBIÉN |  Los cinco arrestos más polémicos de ICE

“Antes ya quedaba claro que poco importaba el bienestar de los inmigrantes. Ahora la Administración federal deja en claro que tampoco importa el bienestar de los mismos ciudadanos”, añade Solano-Córdova.

El pasado 26 de mayo, ICE detuvo a Amaya en su puesto de trabajo (una obra de construcción) y, según información distribuida por CIRC, ha sido trasladado a un centro de detención en Arizona y “podría ser deportado en cualquier momento”.

CIRC busca al menos 1.000 firmas a favor de esta petición y será después entregada a las autoridades para reclamar la libertad de Amaya Ortega. Este llegó a Colorado en 2007 y posteriormente alguien lo denunció ante las autoridades federales de Inmigración. Fue arrestado, pero quedó libre tras pagar una fianza, con la promesa de abandonar voluntariamente Estados Unidos.

LEER TAMBIÉN |  Estas son las "nuevas tácticas" que utiliza ICE para capturar indocumentados

En 2013, formó una pareja con Delgado, quien vivió en Denver toda su vida y desde hace casi dos décadas enfrenta enfermedades hepáticas crónicas. Ambos se casaron a principios de este año.

En declaraciones a los medios locales, Delgado explicó que Amaya no solo la ayudó financieramente (ella no puede trabajar), sino que le dio “el cuidado y el amor necesarios para sobrevivir”.

No saben si Amaya es médicamente compatible con su esposa para donarle parte del hígado.Si así no fuese, Delgado sería una más de las casi 15.000 personas en la lista de espera de la Fundación Estadounidense de Trasplantes.

> Vía: Noticias Telemundo

TE PUEDE INTERESAR