La joven salvadoreña Jocelyn Abarca fue asesinada por su compañero de vida dice la policía

Jocelyn-Milena-Abarca.jpg

Las investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR) revelaron que Ronald Atilio Urbina Velásquez asesinó a Jocelyn Abarca, luego la desmembró y se desplazó para deshacerse de los restos.

l cuerpo fue encontrado en seis partes en la 17 Avenida Sur y Calle Gerardo Barrios el viernes pasado y la cabeza que fue encontrada ayer en Antiguo Cuscatlán pertenece al cuerpo de la víctima, según Douglas Meléndez, Fiscal General.

“Es la cabeza de la víctima, tenía varias heridas corto punzantes en tóraz y abdomen, antes que se le diera muerte total”, dijo.

Explicó que se mandaron hacer pruebas de ADN para reconfirmar la versión.

En cuanto a la investigación, Graciela Sagastume, Coordinadora de la Dirección Nacional de la Mujer para los delitos de Feminicidio, aseguró que se tienen videos donde se ve a Urbina saliendo de su vivienda, llegando hasta el lugar donde fue encontrado el cuerpo en seis partes y regresando a su casa.

Jocelyn-Milena-Abarca.jpg

“Las cámaras lo captan desde el momento que sale de su vivienda, cerca del hospital Amatepec, en Soyapango, hasta donde abandona parte del cuerpo de la víctima, por la 17 Av. Sur de San Salvador (…) “, dijo Sagastume, agregando que “el imputado se desplaza en el vehículo de la víctima para deshacerse de ella. Las cámaras le captan en todo el recorrido”.

LEER TAMBIÉN |  Niñas abusadas por pandilleros fueron sacadas de sus casas frente a la impotencia de sus padres

El vehículo de Jocelyn fue abandonado, el sábado en la Avenida El Cocal, del barrio San Jacinto, al sur de San Salvador. Se han detectado rastros de sangre en los asientos y el baúl. Dentro de él había una computadora y un bate, todavía están determinando a quién pertenecía.

Otro detalle que destacan de la investigación es que el teléfono de Urbina se activa exacto a la hora que fue captado por las cámaras abandonando el cuerpo de la víctima.

Según la bitácora ambos teléfonos se ubican, a través de la señal telefónica, en el sector del ex teleférico de San Jacinto, lugar donde vivían, desde las 7 de la noche del miércoles 4 hasta las 9 de la mañana del siguiente día.

El imputado fue captado incluso cuando pasó a comprar una bebida en una gasolinera ubicada en la 49 Av. de San Salvador.

Luego, en horas de la mañana el imputado se desplazó del sector de Condominios Altos del Cerro hacia San Marcos y retornó al lugar de residencia de ambos; a la 1 del medio día regresó a su lugar de trabajo.

LEER TAMBIÉN |  Párroco salvadoreños capturado por abuso sexual, "le pagaba a menor para que no lo denunciara"

Además, a través de señales de antenas telefónicas se ha logrado determinar que el teléfono de la víctima lo tenía el imputado y los dos aparatos se conectaban simultáneamente. También se determinó que era él quien contestó a través de WhatsApp los mensajes que la madre de la víctima enviaba y que tuvo el aparato, incluso, en su trabajo.

Melénz, aseguró que Urbina mintió cuando interpuso la denuncia por la desaparición de Joselyn porque él dijo que fue a trabajar en el carro de la víctima y que ella había tomado un Uber, pero Joselyn nunca llegó a su lugar de trabajo.

También, estuvo cuatro horas afuera de la sede de Fiscalía en colonia La Sultana vigilando quiénes llegaban a declarar, ya que ese día familiares y amigos fueron citados para ser entrevistados.

Según el informe de la Autopsia, el cadáver de la víctima tenía varias heridas corto punzantes en el abdomen y tórax. El delito está catalogado como feminicidio agravado porque se cree que Urbina tomó ventaja de la situación y planeó el asesinato, también porque ella sufrió violencia psicológica y física durante su relación.

|Vía: EDH