web analytics

Aumenta a 42 la cifra de muertos en el voraz incendio forestal en California

El Camp Fire deja a su paso destrucción material y humana: ya son 42 las personas que han fallecido en el norte del estado, donde el poblado de Paradise fue arrasado casi por completo. Si se suman las víctimas del incendio Woolsey, en el área de Malibu, el número de muertes a nivel estatal se eleva a 44.

Las víctimas mortales fueron halladas en diversos lugares: sus casas, en los carros o en las calles cercanas a sus domicilios. Todas estaban calcinadas y habían sido, aparentemente, sorprendidas por las fuertes llamas del incendio más voraz de California.

A medida que avanzaba la búsqueda de las víctimas, los amigos y familiares acudieron a los hospitales, comisarías, refugios y a las oficinas del médico forense en busca de sus seres queridos.

La cifra de fallecidos en todo California asciende a 42, pero posiblemente aumentará. El así llamado incendio Camp devastó una franja del norte de California, dejando más de 6.400 casas incineradas y un par de cientos de desaparecidos, infromaron las autoridades.

Por lo menos cinco equipos de rescate trabajaban en Paradise –una localidad de 27.000 habitantes que en gran parte fue destruida el jueves por las llamas de Camp— y en comunidades circundantes. Las autoridades convocaron a un laboratorio ambulante de ADN y a antropólogos para que ayuden a identificar a las víctimas del inclemente incendio forestal.

Este lunes, las autoridades permitieron regresar a algunos residentes del sur de California a sus hogares, advirtiendo, sin embargo, que debían permanecer vigilantes. Pero mientras algunos regresaron, otros tuvieron que ser evacuados. Una carretera fue abierta y otra fue cerrada.

El regreso a la normalidad de unos estuvo yuxtapuesto a la llegada del caos a la vida de otros, ilustrando cuán rápido puede cambiar la vida cuando los fuertes vientos de Santa Ana se encuentran con una chispa en los árboles y pastos secos.

LEER TAMBIÉN  Dos muertos por incendio en complejo de townhouses en Chesapeake Beach

Más de 8.000 bomberos combatían tres incendios forestales que arden en aproximadamente 1.040 kilómetros cuadrados (400 millas cuadradas) en el norte y sur de California, y seguían llegando equipos de otros estados para ayudar.

El incendio de nombre Woolsey, que se extiende a lo largo de 85.000 acres, desde Thousand Oaks, donde un tirador asesinó a 12 personas la semana anterior, hasta el lujoso enclave residencial de Malibú.

En el oeste de Los Ángeles, decenas de miles han sido evacuados de sus hogares. La cifra de estructuras devoradas por las llamas se duplicó en menos de 24 horas y ahora está en 370; decenas de miles más están consideradas bajo peligro.

Dos cuerpos gravemente quemados fueron encontrados frente a la cochera de una residencia en Malibú, donde viven muchas celebridades.

Muchos residentes tuvieron que evacuar sus casas, incluida la cantante Lady Gaga, Kim Kardashian West y Martin Sheen. El actor Gerard Butler publicó en Instagram que la mitad de su casa ubicada en Malibú había desaparecido, y el publicista de Camille Grammer Meyer dijo que la estrella del programa “Real Housewives of Beverly Hills” había perdido su hogar en el enclave costero.