Con los días contados: Por no tener seguro medico van a sacar a mi hermano “Manuel” del hospital en tan solo una semana

EXCLUSIVA | Un caso más que leerás primero en Noticias DMV y luego lo verás en televisión.

FREDERICKSBURG, VAA contra reloj y con los días contados para recibir atención y cuidados médicos se encuentra Manuel de Jesús Ramos Lovo, el salvadoreño que lucha por su vida en un hospital de Richmon Virginia, luego del fatídico accidente que le llevó a terminar en una desolada habitación, conectado a cables y un respirador aferrándose a sobrevivir.

En medio de lagrimas Flor Ramos, hermana de Manuel relata a Noticias DMV como ve perdidas las esperanzas que le alentaban a ver a su familiar recuperarse, pues luego de sostener una serie de reuniones con las entidades hospitalarias y delegados de la localidad en busca de soluciones para garantizar la salud de Manuel y buscar así atención en otro centro hospitalario, su petición hecha a un nosocomio en Washington fue denegada; el argumento según manifiestan los titulares del centro de salud es debido al complicado estado en el que se encuentra Ramos pero a eso se suma el no tener un seguro medico que respalde los costos de atención.

“Me siento destrozada y en un callejón sin salida, mis únicas opciones son llevarlo a casa, ó enviarlo a El Salvador y las dos situaciones son difíciles de asumir, soy madre soltera, dependo de mi trabajo, mis recursos son limitados, no tengo a donde llevarlo, en El salvador no tienen la misma capacidad de atención, y su estado es muy delicado”. Relata la angustiada mujer sentada en una banca del hospital donde se le ha dado el plazo de una semana más para tener a su hermano, después de ese periodo de tiempo deberá de abandonar el lugar, pese a que la fragilidad en la salud de Manuel es evidente y depende en su totalidad de los aparatos médicos y la medicación constante.

“No sabría como hacer, necesito mucho dinero para cuidarlo, en la casa si se complica no sabremos como atenderlo, me duele todo esto y más que ningún hospital se haga cargo, es bien difícil aceptar que le nieguen la salud a mi hermano por no tener seguro médico y tampoco yo tener el dinero para hacerlo, en verdad preferiría que Dios se encargara de su vida porque verlo en esa situación es doloroso”. Continua comentando en medio de un llanto sollozo Flor, pues manifiesta que la impotencia que vive es grande luego de ver frustrada toda esperanza de mantener en un resguardo hospitalario a Manuel Antonio, un hombre que por muchos años lucho por sacar a su familia adelante, y que permanecía en este país aferrado a los sueños de regresar a su tierra natal para compartir con su familia a la cual dejo hace más de 20 años en busca de oportunidades.

De ser enviado a El Salvador, el Consulado de la nación centroamericana será el ente encargado de velar por el cumplimiento del delicado protocolo de traslado hacia ese país, una vez en suelo salvadoreño Manuel sería remitido a un hospital en el departamento de San Miguel, en donde permanecería al cuidado de sus familiares, no así con el mismo nivel de atención hospitalaria que son requeridos ya que según expresa Flor, el centro asistencial no cuenta con todo el equipo requerido lo que convertiría más vulnerable la salud de su hermano.

Manuel Antonio Ramos de 39 años, se aferra a la vida pero ahora depende en su totalidad de un milagro para poder continuar luchando por ella.