“El Mundo de Gelatinas” de Erika, la mexicana de Riverdale que ha conquistado el DMV con su creatividad

RIVERDALE, MD – Para una madre Mexicana de Maryland, las gelatinas son más que un producto de colágeno y azúcar, es un arte culinario con el cual ha venido a revolucionar la repostería en el DMV.

Erika «Kika» Muñoz, una inmigrante de la ciudad de México, lleva cinco años con su creativo negocio “El Mundo de Gelatinas”.

Si hay una cualidad que describe a Erika es lo trabajadora que es, ya que desde los 16 años laboraba embolsando en un supermercado de la ciudad de México.

Sin embargo, el trabajo de “cerilla” como ella le llama, solamente era para adolescentes entre las edades de 14 y 16 años y Erika estaba a unos meses de cumplir los 17. Fue allí, con la ayuda de su madre, que Erika aprendió el arte de las gelatinas y comenzó a venderlas en una mesa afuera de su casa.

Dos años después Erika conoció al amor de su vida, Angel Reyes, con quien se casó, ambos dejaron su tierra natal y emigraron a los Estados Unidos, donde adoptaron la ciudad de Riverdale para radicar radicar.

Los años fueron pasando y Erika junto con su esposo formaron una familia concibiendo a cuatro hijos como fruto de su amor. La mujer emprendedora adaptó el rol más importante de una madre, el de criar y cuidar a sus hijos, pero la necesidad la llevó a convertirse en una empresaria.

“Solo mi esposo trabajaba y yo me quedaba en casa pero el dinero no alcanzaba entonces me puse a pensar que podía hacer para generar algo extra de dinero y siempre le había hecho gelatinas a mi esposo y a el le gustaban mucho, entonces puse en practica lo que mi mami me había enseñado y comencé a vender gelatinas”.

Con el apoyo de su esposo e hijos, Erika inició su negocio “El Mundo de Gelatinas”.

En México es usual comer gelatina pero para los americanos y otros países latinos, no es tan común. Cuando yo comencé mi negocio, los grupos de venta de Facebook a penas iban saliendo entonces allí publicaba mis gelatinas y el pueblo comenzó a aceptarlo.

Para Erika hacer gelatinas era mucho más que mezclar agua de sabores en un molde, se convirtió en su pasión y cada día fue aprendiendo mucho más sobre el arte culinario de las gelatinas y descubrió lo mucho que se podía hacer con ellas.

“Empece hacer mezclas y mis propios sabores y aprendi a sincronizar los sabores de mis gelatinas pero cualquiera puede hacer gelatinas, creo que lo especial es que nadie conocía que las gelatinas se podían hacer en figuras. Yo no tuve escuela de esto, cosa que no sabía me iba al internet y YouTube y lo aprendía de allí. Uno de los diseños más complicados que aprendi es el arte de las flores dentro de las gelatinas, algo que fue difícil pero no imposible.

Fueron esos diseños que comenzaron a llamar la atención de los residentes del área triestatal del DMV y las gelatinas de Erika comenzaron a circular las redes sociales hasta llegar a ser vistas por una reportera de un medio noticioso del área quien terminó entrevistando a Erika sobre su trabajo.

“Esta reportera había ido a la fiesta de mi clienta y los diseños de la gelatina le habían llamado la atención y ella se contacto conmigo para hacerme una entrevista y gracias a eso mi negocio se dio a conocer aun más aquí en el área”.

Pero Erika no se conformó solamente con hacer gelatinas y en el 2018 expandió su negocio y comenzó a practicar la pastelería.

“Ahora hacemos mucho más que gelatinas, también pasteles para toda ocasión, mesas de postre, cake pops, chocoflanes, cupcakes, fresas cubiertas de chocolate, tres leches y mucho más”.

Cinco años han pasado desde su comienzo como empresaria y con esa mente emprendedora Erika continua soñando con entusiasmo en llegar a expandirse y no solo a una, si no a muchas sucursales en el DMV.

Con su negocio «El Mundo de Gelatinas», Erika no solo ayuda financieramente a su familia aquí, también a sus padres, Gregorio Muñoz y Elia Barroso, quienes actualmente residen en el municipio de Acatlán de Osorio Puebla en México.

Para Erika lo imposible no existe y nos compartió que la clave no solo es ser visionaria y emprendedora, es importante la humildad y compartir un poco de lo que tienes con otros.

“Todo en este mundo se puede, lo que tu sueñas se puede hacer. Hay personas que me envían mensajes preguntando como hago mis cosas y yo con gusto les ayudo y hay gente que me dice que porque les ayudo pero yo creo en que no hay que pensar con envidia, el sol sale para todos. Si alguien esta necesitando dinero yo les hago una gelatina y se las regalo y así ellos la pueden rifar para que puedan generar dinero en lo que necesiten. Si ayudas te va a ir mejor y no hay que estarlo publicando, yo lo hago con el corazón”.

La humildad de Erika ha sido recompensado con clientes fieles y la ha convertido en la pionera del negocio de las gelatinas en el área del DMV, abriendo brecha para muchas otras mujeres visionarias.

“Es importante tener confianza en si mismo, no ser negativo y no ser envidioso, eso es clave para salir adelante”, concluyó Kika.

Para contactar a Erika y poner una orden puede hacerlo a través de su página de Facebook: El Mundo de Gelatinas