El plan de reforma migratoria de Joe Biden, qué contiene y qué desafíos afrontaría en el congreso

FOTO | Getty Images

El presidente electo de estados Unidos, Joe Biden, prometió durante su campaña deshacer las directrices puestas en pie en los últimos cuatro años por el mandatario Donald Trump, restaurar el sistema migratorio heredado de su antecesor Barack Obama y enviar al Congreso un plan de reforma migratoria, que incluirá una vía de legalización para la mayoría de los 11 millones de indocumentados en el país.

Sin embargo, para cumplir el compromiso necesitará del respaldo de un Congreso en el cual, hasta ahora, no está definido quién controlará ambas cámaras.

Los resultados preliminares proyectan que los demócratas mantendrán el poder de la Cámara de Representantes, mientras que el Senado se encuentra virtualmente empatado y es probable que los republicanos ganen la mayoría.

De ser así, el escenario para una reforma migratoria sería incierto porque su aprobación depende de 218 votos en la Cámara de Representantes (que los demócratas tendrían asegurados) y 60 en el Senado (ninguno de los dos partidos tendrá esa mayoría).

“Habrá entonces que invertir un fuerte capital político para lograr acuerdos”, opinan analistas de ambos partidos. “El futuro de la reforma seguirá siendo incierto como en los últimos 20 años”, coinciden.

Cuesta arriba

Una fuente republicana que pidió el anonimato porque no está autorizada a comentar sobre la política migratoria, no de la Casa Blanca ni del partido, explicó que habrá que estar atentos a “qué ofrecen los demócratas en materia de reforma migratoria» y, si logran el control de ambas cámaras, puede que busquen cambien las reglas para que la misma pueda ser aprobada con una mayoría simple de 51 votos.

En los últimos seis años del gobierno del demócrata Barack Obama, los republicanos controlaron la Cámara de Representantes e impusieron la denominada ‘Regla Hastert’ para detener cualquier intento por aprobar una reforma migratoria. Esa regla Regla determina que solo se pueden elevar a la votación del pleno planes o proyectos que cuenten con el respaldo de la mayoría de la mayoría.

De ser así, el escenario para una reforma migratoria sería incierto porque su aprobación depende de 218 votos en la Cámara de Representantes (que los demócratas tendrían asegurados) y 60 en el Senado (ninguno de los dos partidos tendrá esa mayoría).

“Habrá entonces que invertir un fuerte capital político para lograr acuerdos”, opinan analistas de ambos partidos. “El futuro de la reforma seguirá siendo incierto como en los últimos 20 años”, coindicen.

Cuesta arriba

Una fuente republicana que pidió el anonimato porque no está autorizada a comentar sobre la política migratoria, no de la Casa Blanca ni del partido, explicó que habrá que estar atentos a “qué ofrecen los demócratas en materia de reforma migratoria» y, si logran el control de ambas cámaras, puede que busquen cambien las reglas para que la misma pueda ser aprobada con una mayoría simple de 51 votos.

En los últimos seis años del gobierno del demócrata Barack Obama, los republicanos controlaron la Cámara de Representantes e impusieron la denominada ‘Regla Hastert’ para detener cualquier intento por aprobar una reforma migratoria. Esa regla Regla determina que solo se pueden elevar a la votación del pleno planes o proyectos que cuenten con el respaldo de la mayoría de la mayoría.

“Si los demócratas se quedan con el control de ambas cámaras, lo más probable es que la regla desaparezca y despejen el camino. Incluso si hay empate en la Cámara Alta, porque en ese caso romperá la igualdad el voto de la vicepresidenta (Kamala Harris), indicó la fuente.

Otras fuentes republicanas que también hablaron con Univision Noticias bajo anonimato señalaron que la victoria demócrata “es un hecho” y a partir de ahora los republicanos tendrán que trabajar “desde la oposición”.

El plan de Biden

Biden prometió en su campaña “asegurar nuestros valores como nación de inmigrantes” y tildó de “falla moral y una vergüenza nacional cuando un padre y su pequeña hija se ahogan buscando nuestras costas” para pedir asilo en Estado Unidos.

También fustigó la política migratoria de ‘tolerancia cero’ del gobierno de Trump que ha desmantelado derechos a niños y adultos, aumentado la capacidad de encierro en centros de detención y reducido la política de asilo a niveles mínimos históricos.

El mandatario electo también hace referencia al trato dado por el gobierno a inmigrantes menores de edad que vienen en busca de asilo y son detenidos por las autoridades migratorias. Pero no se trata de un asunto que solo competa al gobierno de Trump.

Vías | Univision