Esperan más de 20 mil personas para el duelo entre la Selecta y Perú esta noche en el RFK

La Selecta realizó entrenamiento la mañana de este lunes en el complejo deportivo de la Universidad George Mason, en Fairfax, Virginia; por la tarde hubo reconocimiento del terreno del estadio Robert F. Kennedy en Washington DC donde les espera el encuentro amistoso ante Perú este martes.

La plantilla salvadoreña está animada, el pase a la Copa de Oro 2019 ha sembrado una dosis de optimismo en los jugadores y la afición salvadoreña que en el Área Metropolitana de Washington se vuelca con entusiasmo en cada visita que la azul hace a la capital estadounidense. Esta vez hay motivos para celebrar el fútbol.

El encuentro que se realizará la noche de este martes, 8:00 p.m. en el estadio Robert F. Kennedy, adquiere nuevos matices por tratarse de un partido ante una selección del Perú que viene de lucirse en la Copa del Mundo Rusia 2018, y de una apretada pero certera victoria en Nueva York contra su similar del Paraguay, el viernes recién pasado.

El plantel dirigido por Carlos De los Cobos se fogueó en la cancha 4 del complejo universitario con una sesión matutina de trabajo de la que el entrenador evitó dar detalles ni declaraciones a la prensa al concluir la jornada.

Sin embargo, entre los integrantes de la Selecta hay optimismo del resultado del trabajo de equipo, pero también claridad sobre los retos; Gerson Mayén, el jugador salvadoreño fogueado en la MLS hace varios años, dice que con este partido se debe cambiar el “chip” de lo que se hizo el sábado contra Jamaica en el Cuscatlán, y que garantizó a la azul el pase a la Copa de Oro 2019.

“Estamos contentos por el resultado que se nos dio el sábado, ahora nos toca pensar en el partido contra Perú, tenemos que cambiar el chip un poco ya que va ser un partido muy disputado, y que sin duda va haber bastante ritmo de juego”, comenta Gerson Mayén, mediocampista convocado del Club Santa Tecla.

El defensa Jonathan Jiménez dice a EDH Deportes que sin duda Perú es un equipo fuerte, uno al que deberán encarar este martes con mucha inteligencia y  determinación, pero a la vez conscientes de la capacidad de la agrupación inca que se ha consolidado –por su trabajo y rendimiento en el campo- como una de las mejores selecciones del continente americano.

El entrenamiento de este lunes sirvió a la plantilla cuscatleca para reconfigurarse después del triunfo del sábado, ese donde la afición salvadoreña mostró un inusitado respaldo al cuadro nacional que salió victorioso de la justa con un 2 a 0. “Fuera del terruño ese amor lo sienten a flor de piel los jugadores”, reconoce el portero Henry Hernández, quien está listo para la titularidad en el encuentro amistoso del RFK, donde se espera no menos de 20 mil espectadores entre las barras de ambos equipos, pues tanto El Salvador como Perú tienen una fuerte población inmigrante en el Área Metropolitana de Washington que incluye, Maryland, Virginia y el Distrito de Columbia.

“Sabemos de toda la comunidad salvadoreña que tenemos en Estados Unidos y es muy importante para nosotros ese apoyo, agradezco de corazón a toda nuestra gente linda que siempre nos acompaña, a todas la barras organizadas que siempre están con nosotros y ahora que estamos en Washington no me cabe la menor duda que estarán presentes así que para todos ellos nuestro sacrificio y nuestro esfuerzo”, puntualizó el guardameta salvadoreño.

Dada la expectativa de público asistente al estadio de la capital estadounidense las entradas se han vendido con sillas enumeradas. Las tarifas de acceso a este partido cuestan entre $40 y $65 dólares. La Selecta arribó a Washington la tarde del domingo, y están hospedados en Herndon, Virginia.

Vía | EDH