Gases lacrimógenos y balas de goma para que Trump pudiera hacerse «una foto» delante de iglesia en DC

WASHINGTON – Donald Trump llegó caminando y posó con una biblia en la mano delante de una iglesia en Washington. Y se desató la polémica.

¿La razón? Era uno de los escenarios emblemáticos de las protestas antirracistas desatadas tras la muerte deL afroamericano, George Floyd, ahogado por un policía blanco en Minneapolis.

__________

«EL LUGAR FUE DESALOJADO PARA QUE EL PRESIDENTE PUDIERA HACERSE AL CONSIDERADA AHORA POLÉMICA FOTO»
__________

Los manifestantes fueron dispersados con gases lacrimógenos. Trump, que mantiene una actitud arrogante desde el inicio de las protestas, llevaba años sin acudir a esa iglesia, operación para la que fue necesario movilizar un considerable número de elementos policiales.

En ámbitos políticos y sociales de EE. UU., su performance ha sido interpretada como una burda manipulación para encubrir su mala gestión con el COVID-19, donde los muertos suman ya más de 105.000 y los contagiados se acercan ya a los dos millones. 

Justo antes de que entrara en vigor el toque de queda en el Distrito de Columbia, la policía despejó el parque Lafayette situado frente a la Casa Blanca, que el mandatario, rodeado de algunos de sus asesores, atravesó para dirigirse a la iglesia episcopal de Saint John, en la que han rezado todos los presidentes estadounidenses desde el siglo XIX, según informa la agencia Efe.

Trump posó ante las cámaras con una biblia en la mano frente a las ventanas tapiadas de la iglesia, en cuyo sótano se desató en la noche del domingo un incendio en medio de los intensos disturbios. 

La alcaldesa del Distrito de Columbia, Muriel Bowser, criticó el ataque de la policía federal a los manifestantes, que ante el bloqueo permanecieron alejados de la mansión presidencial.

Balas de goma para una foto

A las críticas se sumó el virtual candidato demócrata a la Presidencia, el exvicepresidente Joe Biden, quien escribió en su cuenta de Twitter: «lanzó gases lacrimógenos a manifestantes pacíficos y disparó balas de goma para una foto«.

«Está usando el Ejército estadounidense contra el pueblo estadounidense», se quejó, sin mencionar directamente a Trump.

Antes de posar ante la iglesia, el presidente anunció el despliegue de «miles y miles de soldados fuertemente armados» en Washington.