Hispana confiesa haber sometido a trabajos forzados a inmigrantes tras “ayudarlos” a entrar a EE.UU.

Concepción Malinek | 50 años

Una mujer de la ciudad de Cícero, vecina a Chicago, se declaró culpable este martes de someter a trabajos forzados durante 10 años a inmigrantes guatemaltecos, que debían pagar precios exorbitantes por una ayuda para ingresar a los Estados Unidos, informó la fiscalía federal.

Concepción Malinek, de 50 años, fue detenida en marzo del año pasado por agentes federales, que encontraron en condiciones deplorables a 19 adultos y 14 niños inmigrantes en una casa de su propiedad.

__________

LOS INMIGRANTES VIVÍAN HACINADOS EN EL SÓTANO DE LA CASA Y LOS MAYORES DE EDAD ERAN OBLIGADOS A ENTREGAR A LA MUJER GRAN PARTE DE LOS PAGOS QUE RECIBÍAN POR TRABAJAR EN UNA FÁBRICA DE LA CIUDAD DE ROMEOVILLE, ESTADO DE ILLINOIS.
__________

Según un comunicado, una de las víctimas dijo que cobraba 1,956 dólares mensuales, de los cuales le daba 974 a Malinek para que descontara parte de su deuda por traerla a Chicago, así como gastos de alimentación, teléfono y transporte hacia y desde el trabajo.

Otra persona reveló que Malinek le cobró 18,000 dólares por permitirle utilizar su nombre y dirección en documentos de inmigración.

El caso llegó a conocimiento de las autoridades por una denuncia presentada ante la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) por uno de los inmigrantes, que vivía en el sótano junto a su esposa y dos hijos de 10 y 12 años.

Al admitir su culpabilidad, Malinek dijo hoy a través de un abogado que ayudó a varias personas a ingresar a los Estados Unidos entre 2009 y 2014, solo para cobrarles tarifas y exigir el pago mientras amenazaba con deportarlas. También ayudó a algunos de ellos a obtener identificaciones fraudulentas.

La audiencia con el juez de la causa, Edmond Chang, se realizó por teléfono debido a las limitaciones impuestas por la pandemia de coronavirus.

El juez fijó la sentencia para el mes de octubre, cuando según la fiscalía le podría corresponder a Malinek una pena de 20 años de prisión.

Vía | EFE