Hispana embarazada asesinó a balazos a su novio porque le encontró fotos de otras mujeres en su celular

Mary Jessie Díaz

La policía  reveló nuevos detalles perturbadores sobre el caso de una hispana de San Antonio que presuntamente asesinó a su novio y ocultó su cuerpo por casi un mes.

Cuando fue arrestada el miércoles la Policía dijo que la sospechosa intentó vender las pertenencias de la víctima en las redes sociales, pero investigadores ahora han revelado lo que podría ser el motivo del asesinato.

Según documentos de la corte, a Mary Jessie Díaz se le entabló un cargo de asesinato por la muerte de Christopher Jones, de 58 años, cuyo cadáver fue encontrado en avanzado estado de descomposición y rodeado de moscas al interior de su casa el 18 de febrero de 2020.

El documento detalló que el cuerpo de Jones fue descubierto por las autoridades en la cuadra 400 de la calle Susanwood, en San Antonio, Texas, al este de la ciudad, después de que sus familiares denunciaran que no sabían de él desde el 25 de enero.

Una autopsia reveló que la víctima había muerto a causa de un impacto de bala, de acuerdo con la declaración.

Investigadores dicen ahora que Díaz mató a su novio luego de haber descubierto fotos de otras mujeres en el celular de la víctima. La acusada estaba embarazada cuando presuntamente le disparó a Jones por la espalda quitándole la vida.

Vecinos les dijeron a investigadores que habían visto a Díaz conducir el vehículo de la víctima durante las semanas que Jones estaba desaparecido.

Las autoridades determinaron que la sospechosa había intentado vender algunas de las pertenencias del fallecido. Durante la investigación Díaz les dijo a los investigadores que estaba vendiendo las cosas porque pensaba que Jones se había ido a vivir con otra mujer a Ohio o California.

Investigadores dijeron que Díaz fracasó en vender las pertenencias de Jones porque fue robada por unos hombres que supuestamente le iban a comprar las cosas.

El Servicio Secreto habría ayudado en la investigación, comprobando que las señales de los teléfonos celulares de la víctima y el sospechoso fueron registradas en el mismo lugar el día del asesinato.

Dos testigos además dijeron a los detectives que Díaz les confesó que mató a Jones por haberle encontrado unas fotos de las que ella no “aprobaba”.

A Díaz le entablaron una fianza de $250,000 dólares.

Vía | La Opinión