IRS: Unas 800 mil personas pudieron haber botado cheque de estímulo que les llegó como tarjeta de débito

Unos 800,000 contribuyentes habrían tirado a la basura el dinero de estímulo económico que les llegó en la forma de tarjeta de débito por parte del Servicio de Rentas Internas (IRS) bajo la idea de que era correo fraudulento.

Así lo indicó personal de la oficina en un encuentro en línea con profesionales en temas de impuestos de la zona de Nueva Inglaterra cuyos resultados reseña Forbes esta semana.

__________

LOS REPRESENTANTES DEL IRS EXPRESARON QUE LA AGENCIA ENVÍO UNAS 800,000 NOTIFICACIONES A PERSONAS QUE RECIBIERON EL DINERO EN PLÁSTICO Y NO HAN ACTIVADO LA TARJETA.
__________

Los empleados del Servicio dijeron que probablemente los recipientes accidentalmente “tiraron la tarjeta de débito pensando que era correo basura”.

El problema de la confusión con este sistema de pago trascendió a medios poco después de que a mediados de mayo, el Departamento del Tesoro anunciara mediante un comunicado de prensa en su página que unos 4 millones de beneficiarios recibirían el pago de esa manera.

Debido a la falta de información sobre el alcance y uso de las EIP Card, estadounidenses denunciaron públicamente que botaron la tarjeta por desconocimiento.

A finales de junio, el Tesoro estimó la cifra de tarjetas sin activar en casi 1 millón, equivalente a un 27 % de las distribuidas. Para la fecha del 17 de junio, unos 44,000 recipientes habían pedido un reemplazo.

Debido a la imagen genérica tanto del sobre en el que llega la tarjeta como del plástico en sí, muchos beneficiarios no se han percatado que se trataba del incentivo que envía el Gobierno de Estados Unidos.

En vista de lo anterior, las agencias gubernamentales determinaron que el primer reclamo de sustitución no implica costo, a menos que el solicitante la requiera de manera expedita. Sin embargo, luego del primer reporte de tarjeta perdida, robada o desechada, el usuario deberá costear el reenvío.

MetaBank (banco emisor del pago) y el Tesoro acordaron remover la tarifa estándar de $7.50 por el primer reemplazo, en vista de las quejas de los beneficiarios. En caso de que el portador quiera que la tarjeta sustituta llegue inmediatamente, el costo adicional es de $17.

Los anteriores no son los únicos cargos adicionales que implica el uso de las tarjetas de débito con el cheque de estímulo, aquí puedes informarte sobre otras cuotas por servicios.

Vía | La Opinión