Joven padre de Alexandria que sufre de insuficiencia renal crónica “pide ayuda de la comunidad”. Urge de un transplante de riñón

ALEXANDRIA, VA – Hugo Alberto Quiñonez Montoya, a sus 21 años jamás imagino estar viviendo una cruz acuestas pues su vida dio un giro de 360 grados al ser diagnosticado con insuficiencia renal crónica.

“Al principio cuando me dijeron lo que tenia yo no podía creerlo, me quede helado y sin palabras, no podía ser cierto, si yo tan joven y cómo pasarme a mi decía en mis adentros”. Relata el joven inmigrante que llego a este país cuando tenia 17 años, procedente del Progreso en Guatemala, vino a los Estados Unidos huyendo de la criminalidad, de la cual su familia fue víctima y asegura constantemente era asediado.

“A mi papá lo mataron las maras por robarle, iba saliendo del trabajo cuando paso eso, yo tenia seis años y en mi casa vivíamos con el miedo de ver lo peligroso que era donde vivíamos, a los doce años tuve que dejar los estudios porque en la escuela habían otros niños que andaban metidos en eso, me querían obligar a vender droga y ser como ellos pero yo no quería, con los años los pandilleros no dejaban de molestarme para que me iniciara con ellos sino me mataban, y fue que entonces con el dolor de mi alma que decidí venirme porque yo no quería morirme y tampoco estar en cosas malas.» Comenta Hugo.

A su corta edad y sin conocer a nadie llega al estado de Virginia, por un tiempo intento estar dentro de la escuela, pero habían obligaciones por las cuales responder y es así que de nuevo ve frustrados los deseos de una educación escolar. “Tenia 17 años cuando llegue, fue a Woodbridge, pero me moví para Alexandria, que es donde ahora vivo, solo fui a la escuela por tres meses porque tenia que pagar la renta y buscar la manera de sobrevivir, y también ayudar a mi mamá que había quedado allá, por eso me metí a trabajar en la construcción”. Añade Quiñonez, quién además sostiene que gracias a ese trabajo logró cumplir su primer sueño dentro de este país ya que cumplidos 3 años y medio en suelo americano logro traer a su madre, Delia Montoya y a su hermano menor Jason Quiñonez.

“Tengo muchos sueños más por cumplir, y no me voy a rendir, confío en Dios que esto va a pasar”. Comenta al recordar la faena de trabajo que le tocaba realizar y fue una tarde en medio de la dura jornada donde supo que no todo estaba bien consigo mismo, pues su debilidad no era la de un día común, es así como se dirige a un centro hospitalario en Virginia y minutos después recibe la noticia que cambiaria su vida, luego de eso permaneció internado por dos meses.

Actualmente y para sacar a su familia adelante y pese a su estado de salud, Hugo trabaja a medio tiempo en un restaurante que le ha dado la oportunidad de hacerlo, ya que no puede hacer trabajo forzado, pero asegura que tampoco puede darse el lujo de quedarse con las manos cruzadas pues es padre de un pequeño niño de 3 años a quien nombra con especial amor su ángel y sostiene es él  y su esposa Daniela Mejia el motivo de continuar la lucha, además tiene que cubrir los gastos en medicamentos luego de cada sesión de emodiálisis, mismas que tiene que realizar tres veces por semana.

El muchacho también comenta entre sollozo y suave voz  a Noticias DMV que en el proceso a tocado puertas, pero estas le han sido cerradas por no contar con un estatus legal, razón que hace más difícil su situación.

Pero hace unos días una institución médica  le ha dado una luz de esperanza, diciéndole que si se podría hacer un transplante de riñón.«Es una clínica donde atienden hispanos que no tienen papeles ni seguro, me dijeron que me podían operar, pero no tengo el dinero ni el donante y para eso necesito un donante y 400, mil dólares; los busque a ustedes para llevar estas palabras a alguien que tenga el buen corazón para que me ayuden, no pierdo la fe que así será.» Agrega.

Por ahora el más grande sueño que Hugo Quiñonez tiene es poder dar el testimonio de recuperación y sanidad, para retomar su vida como la de cualquier otra persona a su edad, es por esa razón que si usted desea conocer más sobre este caso puede llamar al número 703-675-7106. De igual manera una cuenta GoFudMe ha sido abierta para recaudar fondos para el transplante de riñón. HELP HIM GET A KIDNEY TRANSPLANT