“Maricela” la inquebrantable salvadoreña obrera de la construcción y fabricante de sonrisas de Maryland

MARYLAND – Para quienes han tenido la oportunidad de visitar un circo saben que bajo una carpa de colores hay payasos y  que su especialidad es dibujar  sonrisas en los rostros incluso de los menos risueños. Maricela Osorto es una talentosa y versátil salvadoreña que sabe muy bien lo que es ganarse las carcajadas y los aplausos, pues ella nació y creció en el arte circense. 

“Toda mi familia se ha dedicado a trabajar en el circo, y desde los 3 años yo ya tenía mi punto artístico, era la pequeña que hacía gimnasia en el trapecio, bailaba , cantaba y así crecí en ese ámbito.” Relata Osorto a Noticias DMV.

A medida la intrépida chica iba creciendo también su talento, asegura haber recorrido junto a su familia gran parte de su natal El Salvador y fue gracias a su versatilidad lo que  la llevó a conocer personas que le abrieron paso en el mundo artístico musical, cambiando las carpas de un circo por un escenario y es así como forma parte de la agrupación “Las Nenas de Caña.”

“A mi siempre me gusta mucho cantar,  entonces fue una amiga que me comento que estaban buscando talentos y es así como logre contactar al señor Rolando Aguiñada, me hicieron audición y quedé.” Comenta.

Maricela asegura ser una mujer de retos pero ante todo siempre ha estado su familia quienes han sido la pieza clave para tomar decisiones, una de ellas fue en el 2007, cuando formando parte de la agrupación tuvo que salir lejos de casa. “Lo consulte con mis papás y mi esposo, tenía de apenas meses a mi hija mayor y eso era lo más duro porque la gira duro 6 meses, pero me arriesgué porque ellos me apoyaron con mis sueños”, continuo relatando.

Es así como luego de esa gira pasa a formar parte de otra agrupación femenina llamada “Las bellas indomables” en la cual permaneció por varios años hasta que de nuevo tendría que  tomar una difícil decisión pero esta ocasión no solo dejaría su casa sino también el ámbito artístico, pero en esa ocasión no lo hizo sola;  pues con ella también su esposo y su hija la acompañaron para emprender un nuevo comienzo. “Mi hermano pasó por un duro momento al perder a su esposa, sus hijos estaban pequeños, no quería dejarlo solo en el proceso y es así como decido quedarme en Estados Unidos.” 

Maricela se describe como mujer de retos y desafíos, y sin ningún tipo de miedo  sobre todo a las alturas, pues dice es algo que domina desde pequeña y fue gracias a ese valor que hoy en día también se desempeña como obrera en la construcción y su especialidad es en reparación de techos, trabajo que realiza junto a su esposo. 

“No me da pena decir en lo que trabajo, y pienso que el ser mujer no significa que soy débil, me encanta trabajar duro y saber que lo que tengo me lo he ganado yo a pulso y sudor bajo el sol.” 

Pero el trabajar en la construcción no es lo único que hace junto a su esposo, ya que ambos dieron vida a una pequeña empresa que se nombra Fabricando Sonrisas Payasos infantiles”  y es así como dejan las herramientas por las pinturas y dan vida a los payasitos Risitos y Paleta.

“Dios ha sido bueno con nosotros porque nos fue poniendo gente buena en el camino que nos dieron la oportunidad de hacer lo que nos gusta, mi esposo empezó animando eventos y yo le asistía, poco a poco nos fueron invitando a más fiestas y así empezó el arte de hacer reír a otros con nuestro show que es otra manera con la que nos ganamos el pan de cada día”.

La risueña  y carismática emprendedora afirma  que su proyección es hacer crecer su pequeña empresas de eventos y fiestas infantiles,  pero sobre todo a través de sus dones alegrar la vida de los demás haciendo reír desde el más pequeño hasta los más grandes. 

Para conocer más sobre este emprendimiento y contactarles para animar su fiesta puede visitar la página de Facebook Fabricando Sonrisas Payasos Infantiles ó también llamado al 301-975-7416.