Obrero salvadoreño de la construcción de Prince George murió debido al COVID-19

PRINCE GEORGE’S, MD – A sus casi cincuenta años de vida y con la mitad de ella viviendo en la nación americana Santos Rodríguez, un hombre de nacionalidad salvadoreña perdió la batalla en contra del COVID-19, mientras se encontraba interno en el MedStar Hospital Center en la capital del Distrito de Columbia. 

__________

LLEGO A ESTE PAÍS ACOMPAÑADO DE SU ESPOSA ROSY DE RODRÍGUEZ, 23 AÑOS ATRÁS, SE ESTABLECIERON EN EL CONDADO DE PRINCE GEORGE EN MARYLAND.
__________

Ambos provenientes de San Francisco Gotera en el departamento de Morazán, emigraron en busca de superación debido  a la difícil situación económica que vivían pues pese al trabajo que ambos tenían los ingresos no eran los suficientes para  salir a flote  y es de esa manera que la joven pareja junto a su pequeño hijo en aquel entonces asumieron el riesgo de atravesar la frontera.

“El siempre decía, mi familia es mi prioridad.” Relató la acongojada esposa, quien dijo cuándo llegaron a radicar a esta nación tenían sueños a corto plazos, y la ilusión era volver a su terruño pero los planes no salieron como esperaban. 

«Quería darnos a mí y a nuestros hijos una vida mejor, planeábamos quedarnos tres años, ahorrar lo suficiente para construir una casa y luego regresar, pero a los dos años de estar aquí se enfermó y le transplantaron un riñón». agregó Rosy Rodriguez.

El salvadoreño quien falleció el pasado 4 de julio, no solo será recordado como un buen padre y esposo sino también un hombre leal y dedicado a su trabajo, haciendo de la construcción y la carpintería su bastión para ganarse el pan de cada día. 

“Estamos muy tristes por su familia” manifestó la empleadora de Rodríguez, Dawn Crothers.

“Le apasionaba su trabajo, era como mi hermano mayor, un mentor que me cuidó y me acompañó por la vida, era una buena persona y siempre atento.” Manifestó Rigo Saenz, amigo y compañero de trabajo.

El legado de Santos perdurará bajo la memoria del hombre de hogar que priorizo y amo a su familia, quienes también buscan el apoyo de la comunidad hispana para gastos funerarios a través de una cuenta GoFuDme que ha sido habilitada y en donde también su esposa agradece a todos los que han dado sus muestras de solidaridad en el proceso luctuoso.