Salvó a sus primos de las peligrosas corrientes de un lago, pero pagó trágicamente con su propia vida

Una solidaria joven, recientemente, es recordada como una heroína después de haberse ahogado durante una misión de rescate. La nadadora de 18 años fue testigo de la lucha de varios niños en las aguas bravas de un lago de Minnesota y corrió en su ayuda, pero pagó trágicamente con su propia vida.

Un grupo de niños disfrutaban de la tarde nadando, el 17 de agosto, en un río cerca de una presa en el lago Clearwater, en Leonard, al norte de Minnesota, cuando se metieron en problemas. “Algunos de ellos quedaron atrapados en el agua turbulenta que venía sobre la presa”, explicó la Oficina del Sheriff del Condado de Clearwater en un posteo de Facebook.

“El nivel de agua en la presa era considerablemente más alto debido a la gran cantidad de lluvia recibida recientemente”, aclararon.

Al ver al joven grupo luchando en el agua, Raina Lynn Neeland nadó hacia la presa para ayudar. Según su familia, los integrantes del grupo eran sus primos menores de 10, 8 y 6 años, según informa Kare 11. Según los testigos oculares, se las arregló para poner a salvo a algunos de los niños. Sin embargo, desafortunadamente, ella misma fue arrastrada por la corriente bajo el agua.

Los ayudantes de la oficina del Sheriff del Condado de Clearwater, miembros del Departamento de Bomberos de Clearbrook y las ambulancias de Bagley Sanford llegaron a la escena y se hicieron cargo de los esfuerzos diligentes de los transeúntes, algunos de los cuales habían logrado rescatar a la adolescente inconsciente y estaban tratando de revivirla.

Sin embargo, Neeland no reaccionó. “Los testigos estimaron que había estado en el agua aproximadamente diez minutos”, dijo la Oficina del Sheriff.

El helicóptero de emergencias de Sanford llegó y se hizo cargo de los esfuerzos de resucitación, pero sin éxito. Neeland fue declarada muerta inmediatamente después.

Una niña de 8 años de edad, arrastrada por la corriente subterránea traicionera que luego se llevó a Neeland, tampoco reaccionó cuando salió del agua. Pero los espectadores rápidos llevaron a cabo una reanimación para salvarle la vida. Cuando los médicos llegaron a la escena, la niña respiraba por sí misma.

Cientos de internautas comentaron el posteo de la Oficina del Sheriff del Condado de Clearwater en Facebook, elogiando los heroicos esfuerzos de la nadadora de 18 años y lamentando la trágica pérdida del pueblo. Neeland era una residente del condado de Clearwater, proveniente de la zona rural de Bagley.

“Espero que su familia pueda encontrar consuelo en saber que su hija, un ser querido, murió siendo una heroína para que los bebés puedan seguir viviendo”, escribió un internauta.

“Esto me rompió el corazón”, escribió otro. “Este es un acto desinteresado que uno puede hacer por otro ser humano. Espero que la familia se dé cuenta de la auténtica heroína que es su hija y encuentre consuelo en que está volando alto con los ángeles […] ella es realmente única”, agregó.

El nombre completo de Neeland se dio a conocer a los medios de comunicación después de que su familia fue informada de lo que sucedió.

Mientras su familia llora su muerte, la abuela y la tía de Neeland dijeron que ella quería ser agente de policía y que era responsable. Además, como fue criada por su abuela y se quedó con ella, la ayudaba a cuidar de los niños más pequeños en su casa.

“Siempre quiso ayudar a la gente y protegerla, y eso es exactamente lo que hizo”, dijo Lenny Neeland, su abuela, a Kare 11. “Doy gracias a Dios por Raina, que salvó a mis otros nietos, porque esto podría haber sido peor de lo que es ahora”.